La cementera de Oural ahorró en 2019 el CO2 equivalente a la emisión anual de más de 8.000 coches

El año pasado, más del 25% de la energía calorífica necesaria en el horno para fabricar clínker procedió de combustibles derivados de residuos en lugar de provenir de combustibles fósiles tradicionales.

Oural, 16 de abril de 2020.- La fábrica de Cementos Cosmos en Oural ha dado un paso más en la estrategia de reducir la huella de carbono de sus productos. El año pasado, más del 25% de la energía calorífica necesaria en el horno para fabricar clínker procedió de combustibles derivados de residuos en lugar de provenir de combustibles fósiles tradicionales. Entre estos combustibles alternativos destaca el orujillo de aceituna, que cuenta con una contribución neutra a las emisiones del principal gas de efecto invernadero, el dióxido de carbono.

Esta sustitución de combustibles ha permitido alcanzar una reducción en las emisiones de CO2 procedentes de la combustión de 45 kg por tonelada de clinker. En total se han ahorrado 9.653 t de CO2, que equivalen a las emisiones anuales de 8.250 turismos.

En este sentido, el director de la planta, Jaime Santoalla, ha comentado "conscientes de la huella de carbono de nuestra actividad, desde Cementos Cosmos aceptamos nuestra responsabilidad para cumplir con los objetivos globales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Para ello, además de tener implantadas en nuestra fábrica integral de Oural las mejores técnicas disponibles (MTDs) para la prevención y control de la contaminación, desde hace años venimos trabajando en reducir las emisiones directas de CO2 derivadas de nuestro proceso productivo".